PAPÁ Y MAMÁ DE ANTONIA (6 AÑOS)

En el 2016 Antonia tenía 4 años y a esa altura hablaba normal para un niño de su edad. Un día comenzamos a notar que tartamudiaba algunas palabras y al principio lo vimos como algo normal, pero ya con los días se empezó a hacer mas notorio e incluso cerraba los ojitos cuando trataba de  hablar.
A las 2 semanas su médico la derivó a un fonoaudiolo. Nosotros a esa altura estábamos  con una angustia enorme como padres al ver a nuestra hija con este problema que arrastraría toda su vida, fueron días muy tristes.
Pasaron 2 a 3 meses de fonoaudiología y Antonia no evolucionaba con la terapia y fue en ese momento que comenzamos la búsqueda de un especialista en tartamudez,  logrando contactar a Ana Karina. El primer día la evaluó,  conversó con nosotros sobre todo recuerdo que sentimos tranquilidad. Había un método muy claro y totalmente distinto al que veniamos ejecutando. Nos contó el proceso y la terapia, y sentimos ese día que nuestra hija estaba en buenas manos. Todo el proceso intenso duro 1 año y medio aproximadamente y durante ese tiempo fuimos viendo paulatinamente progresos en nuestra hija. Nosotros como familia fuimos adoptando las prácticas que nos indicaba Ana Karina y reforzando a Antonia según su instrucción. Todo se fue dando como nos indicó al principo. Hubo altos y bajos, pero en el largo plazo la evolución se fue haciendo notoria. Hoy es septiembre 2018,  ella se aprendió a conocer, habla pausado, no tartamudea y es feliz. Nosotros no le recordamos el tema. Se relaciona perfecto en el colegio y pasa desapercibida con sus pares y adultos. Solo nosotros sabemos que su forma de hablar un poco mas pausado es su forma de regular.
Estaremos siempre infinitamente agradecidos por lo profesional de Ana Karina y de haberla conocido.

Papá y Mamá de Antonia

6 años